Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los Merino no superan su gran reto: controlar la canoa

Para convertirse en Shiwiar, los Merino tienen que aprender a controlar la canoa, requisito imprescindible para sobrevivir en la selva. La familia lo intenta, pero manejarse en las aguas del Amazonas no tarea fácil. La familia lo intenta pero sus esfuerzos no tienen el fruto deseado y nuevamente tienen que ser ayudados por la tribu para regresar a la orilla.

El Amazonas es difícil de controlar. Meterse en sus aguas es arriesgado y por eso controlar la canoa es imprescindible para sobrevivir en la selva. Si los Merino quieren convertirse en Shiwiar tendrán que aprender a navegar de forma segura por el río.
No es una tarea sencilla. La fuerza de la corriente puede ser muy peligrosa y arrastrar las canoas. La experiencia en el río es vital para poder manejarlo y sobrevivir. Los Merino se creen capaces.
Los Merino tienen que ser rescatados
Dispuestos a convertirse en auténticos Shiwiar, la familia se sube a la embarcación. Reman con fuerza pero la corriente es muy fuerte. El cansacio hace mella en los Merino y finalmente son arrastrados.
Lo intentan desesperadamente y los primeros roces empiezan a aparecer. El sueño de ser aceptados por la tribu se diluye. Cada vez ven más lejos conseguir el reto y pierden fuerzas. El jefe de la tribu no cree que lo consigan. Los Merino se pierden río abajo y el jefe decide enviar a uno de los suyos a rescatarles.
El jefe de la tribu, decepcionado
Con la ayuda de los Shiwiar consiguen llegar a la orilla pero el jefe está muy decepcionado. "Lo habéis hecho mal. Estoy preocupado ya deberíais controlar el río. Si no os rescatábamos el río os tragaba y habéis puesto en peligro a uno de los nuestros."
El fracaso en el río no sólo ha decepcionado al jefe de la tribu. Los Merino lo han pasado mal y les duele haber defraudado a la tribu después de todo el esfuerzo. "Me dolería que no nos aceptasen", ha dicho David.
Sin embargo, es casi imposible ser un Shiwiar sin controlar el río. "Habéis puesto vuestras vidas en riesgo y eso no puedo permitirlo. Se supone que deberíais hacer esto bien. No podríais sobrevivir en la selva", ha sentenciado el jefe de la tribu, que ha dejado a la familia hundida.