Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los Tamberma recriminan a los San Sebastián que no les tomen en serio

Los Tamberma, aunque contentos con su familia, notan que los San Sebastián no se implican con las tareas de la tribu, se toman la convivencia como si de un juego se tratase, por lo que en esta primera valoración exigen a los vascos que se esfuercen, que demuestren que quieren estar con ellos y que los valoran como compañeros.

El principal problema para los Tamberma, si tuviesen que elegir a uno de los miembros de la familia, es Okaritz, que grita demasiado y no se esfuerza, dice el jefe de la tribu. "No sabemos si eres una mujer o una niña", afirma, exigiéndole que trabaje como es debido.
Para la otra hermana, Eneritz, la valoración es menos dura, y el jefe de la tribu sólo le critica que esté feliz pero no trabaje, así que deberá colaborar en las tareas con su hermana. A la madre, Nanda, le dedica palabras contundentes. "Eres joven y fuerte pero pareces la anciana del poblado", le explica.
Por último, el jefe de los Tamberma valora a los hombres de la familia. A Mikel le pide que esté fuerte otra vez y trabaje, y a Billy le exigen que consiga alimentos para todos. "Tu cuerpo es fuerte pero tu alma es débil", le dice, pidiéndole más esfuerzo.
La primera valoración de los Tamberma
"Okaritz, gritas demasiado y no te esfuerzas por trabajar. Tu cara no está feliz y nos confundes. No sabemos si eres una mujer o una niña. Por eso, trabajarás como una mujer y repararás nuestras casas.
Eneritz, tu estás feliz pero juegas y no trabajas. A partir de ahora trabajarás de verdad y ayudarás a tu hermana.
Nanda, sales a trabajar, pero no haces nada. Eres joven y fuerte pero pareces la anciana del poblado, cuando salgas a trabajar tendrás que dar un buen ejemplo.
Mikel, eres el más importante. Por eso necesitamos que estés fuerte otra vez y trabajes. Nuestro hechicero ya te ha quitado el mal, ahora podrás volver a trabajar la tierra.
Billy, tu cuerpo es fuerte pero tu alma es débil. Tienes que involucrarte más en las tareas. Por eso tú serás quién consiga alimentos para todos. Confiamos en que lo harás bien.
Antes de terminar debéis saber, que queremos veros bien aquí. Pero eso dependerá de que vosotros, queráis ser uno más del poblado".