Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La etapa más dura de Pekín Express

Día 19, 233 kilómetros de recorrido, tres días de etapa y un amuleto. Así ha sido la etapa más dura de la cuarta temporada del programa.

Las siete parejas más veloces de Pekín Express afrontan la sexta etapa de Pekín con diferentes estados de ánimo.  Tanzania será el escenario de las próximas jornadas, un gigante de millones de kilómetros.
Día 19: El libro rojo
La jornada del día 19 de aventura comienza: la etapa comprende 233 kilómetros de recorrido en 3 días, (de Himo a Same), y comienza con una recompensa muy especial, la primera pareja que encuentre a Jesús en Moshi tendrá la posibilidad de complicar la carrera de la pareja que crea más fuerte: tendrán que hacer el recorrido ataviados con una sandalias másai, hechas con caucho reciclado de neumático. Mar y Vanesa, fueron las primeras, y los ‘recompensados’, Chinto y Pablo.
Tras la primera parada en Moshi, todos los aventureros deberían llegar a Sanya Yuu, lugar en el que les esperaba otra sorpresa. Desde allí tendrían que recorrer 15 kilómetros en bicicleta, cargando con los más de 15 kilos a la espalda de sus mochilas, con una pendiente del 15% y bajo 38º. Superado la primera parte en bicicleta, seguirían a pié durante 12 kilómetros y cargando una vaca. El destino era un poblado Masai donde se disputaría la inmunidad para las dos parejas que firmen primero el libro rojo.
Mar y Vanesa con la ventaja de haber salido las primeras, se quedaban sin aire. Jota y Freire les pisaban los talones y no podían ceder espacio. Las amigas universitarias, Inés y Pedro, y sobre todo, Chinto y Pablo fueron los más retrasados. Estos últimos cargaban con el inconveniente de las sandalias, sus pies iban sufriendo a cada paso.
Por si fuera poco, el tiempo no acompañó a la carrera, en Tanzania son muy frecuentes las lluvias, tormentas de una hora que complican mucho el recorrido. A estas alturas las dos parejas que más cerca estaban del libro rojo eran Mar y Vanesa y Jota y Freire.
No podían más, la vaca sacó de quicio a los aventureros, todos lloraban de rabia, la etpa estaba resultado muy dura, demasiada presión…cuando las hermanas llegaron al libro rojo se desplomaron. Jota al ver que les habían quitado el puesto se derrumbó, habían llegado al límite de sus fuerzas. Fue tanto, que aunque fueron las hermanas quienes llegaron primero, el programa decidió recompensar a los desconocidos, y les regaló una noche con los Másai junto a las ganadoras, que además, habían obtenido un viaje mágico por las alturas del Kilimanjaro.
Chinto y Pablo, con los pies llenos de ampollas pasaron la noche al raso. Otras parejas corrieron mejor suerte, y al parar la carrera pudieron encontrar cobijo en alguna casa.
Días 20 y 21: Intercambio de parejas
Cuando las dos primeras parejas llegaron al libro rojo se detuvo la carrera, el día 20 fue para el resto de parejas la continuación del infierno. Poco a poco fueron llegando al libro y descubriendo sus posiciones.
Mientras tanto, los desconocidos y las hermanas jugaron la inmunidad. Premio que se llevaron merecidamente Jota y Freire. Un motivo más para el derrumbe de las chicas, que habían agotado el día de antes todas sus fuerzas.
Tras la inmunidad llega la última etapa y con ella el intercambio de parejas: Inés y Vane, Chimo y María, Sara y Freire, Chimo y Cuqui, Mar y David, Pablo y Pedro y por último Jota y Vanesa.
Sin conocerse demasiado las nuevas parejas debían llegar desde el Poblado Másai donde se encontraban, hasta el punto de reunión, a 20 kilómetros de la meta: Lembeni. Allí, las parejas se irían encontrando y terminarían la etapa en Same, donde se conocería el ranking final.
Esta etapa ha sido especialmente dura para las hermanas sevillanas y para Chinto y Pablo. Les ha puesto al límite de su estado físico y mental, y han arriesgado hasta su último centímetro de piel por conseguir pasar de etapa.