Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Intercambio de parejas

Los aventureros son mezclados y tienen nuevas parejas para la segunda parte de la etapa.

De cómo se compenetren dependerá el final de etapa. Es la oportunidad perfecta para medir quién tiene mayor espíritu de aventura y cuáles con las flaquezas de cada uno.
Inés y Vane
Para comenzar no todos se tomaron bien este momento, Inés fue la aventurera que peor cara puso: ‘Lo que nos faltaba’, decía. Lo que Inés no sabía, es que esta iba a ser la mejor oportunidad de quedar por encima de su novio. Fue emparejada con Vane: ‘Te has librado de Chimo’, le decía a su nueva compañera. Ambas llegaron las primeras, por fin a las dos les salía algo bien.
Chinto y María
‘Los rubios peligrosos’, como se define Chinto. Ambos estaban encantados con el cambio, se veían fuertes, se llevaban bien y no tuvieron problemas. María y Sara fueron la primera pareja en juntarse. Esta claro que esta edición de Pekín Express es cosa de querubines.
Sara y Freire
Al igual que Chinto y María, Sara y Freire estaban encantados de conocerse: ‘Juntos en Pekín llegaremos lejos’. La pareja se lleva a las mil maravillas, ella aporta a tándem un nivel alto de inglés, y él, salero a raudales. El resultado es evidente, Freire ayudó a Sara pese a que él era inmune, y salvaron la etapa. ¿Se habrán librado las rubias de las ganas de venganza de los anónimos?
 
Chimo y Cuqui
‘Los dos catetos’, así se consideran. Chimo y Cuqui son la parte arrastrada de la pareja, o así es como les ven sus respectivos. Eran tantas las ganas de demostrar lo que valen que nada más empezar la carrera, consiguieron coche los primeros. Juntos aprovecharon para deshogarse: ‘En un día he hablado más con Cuqui, que con mi cuñada en toda la carrera’, asegura Chimo. Los ‘catetos’ tuvieron tiempo de hacerles un traje a sus repectivos, y mientras Chimo aseguraba que él tiraba de su pareja, Cuqui no se quedaba atrás con David: ‘Me gustaría que se quedara dos etapas más con Mar, yo siempre le sigo y no me puedo ni quejar’. Cuqui confiesa que Chimo es mucho más flexible que David, y aunque empezaron fuertes, perdieron fuelle y llegaron de los últimos.
Mar y David
‘Mar es una crack pero a lo mejor es ella la que tiene que salir detrás de mí’, David está muy seguro de sí mismo, se lo tiene bastante subido, y para darle más INRI a su ego, sabe que con la pareja que esté, las ganas le acompañaran y tirará por los dos. Lo que David no sabía es que Mar es también esa parte fuerte que tira y tira de su pareja, mientras Vane estaba hundida, Mar demostró entereza. Juntos fueron una pareja enérgica y decidida, y así lo demostraron.
Jota y Vanesa
Si algo de amor surge en  esta aventura, Jota estará eternamente en deuda con el programa. Fue emparejado con Vanesa, su amor furtivo: ‘Voy a sacar la vena romántica de Toni Canelas’, asegura Jota. Sin embargo este no era un buen momento para la Sevillana, el juego de inmunidad y la carrera para conseguirlo le devastó. Estaba hundida moralmente, y aunque Jota intentó con todas sus fuerzas portarse como un caballero andante, Vane no supo verlo. La tristeza le cegaba y al final llegaron los últimos.
Pablo y Pedro
Al igual que Vane se libraba de Chimo por un día, Pedro tenía la oportunidad de relajarse y no estar constantemente pendiente de su pareja. Y lo haría con un aventurero amigo, que encima, según él, no tenía puntos débiles: ‘¿mi punto débil? No tengo’.