Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La burbuja económica de las entradas

Bruce Springsteen, Rolling stones, Adele, mueven millones de seguidores en todo el mundo. Conseguir una entrada para un concierto es una odisea. Sin embargo, en el caso de otros grupos menos masivos también está empezando a ser imposible verlos en directo sin pagar un sobrecoste. Los aficionados denuncian que los especuladores y la reventa están detrás de una burbuja de precios para eventos en directo. El último caso ha ocurrido con el artista hawaiano Bruno Mars. Es un negocio al alza, empresas como Ticketbis han aumentado su facturación un 8.400% en apenas seis años. Las asociaciones de consumidores denuncian que es una estafa y alertan sobre todo de consorcios internacionales como por ejemplo Live Nation. Una de las promotoras más importantes del mundo suele vender en exclusiva sus entradas a través de su filial, Ticketmaster al tiempo que es propietaria de Seatwave una web de reventa entre particulares. Los aficionados se quejan de que su actuación no es ética. Desde Live Nation sostienen su legalidad y que su interés en luchar contra la especulación. A pesar de todo, España está entre los cinco países más importantes en lo que a reventa se refiere.