Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La pesadilla incesante

POR GUILLERMO G. GÁLVEZ / NOTICIAS CUATRO

La guerrilla de las Farc ha asesinado a cuatro rehenes, tres policías y un militar, a los que mantenía cautivos desde hace años. Uno de ellos, el sargento José Libio Martínez, llevaba en su poder desde 1997. Todos fueron ejecutados de un tiro en la cabeza mientras permanecían encadenados a un árbol. Un quinto secuestrado pudo salvar la vida al lograr huir por la selva colombiana durante más de 24 horas. El dramático desenlace se produjo en la madrugada del sábado, después de que el ejército lanzara una operación frustrada de rescate. El presidente Juan Manuel Santos ha calificado los hechos de crimen atroz. El drama vuelve a Colombia sólo tres semanas después de que los militares abatieran también en la selva al máximo líder de la narcoguerrilla, Alfonso Cano. El escenario  de la tragedia, el departamento de Caquetá, es el mismo en el que permaneció secuestrada durante seis años la excandidata presidencial  Ingrid Betancourt.