Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La madurez del grafiti

POR JUAN CARLOS FLORES/NOTICIAS CUATRO

El grafiti siempre asociado al vandalismo se consolida como arte cada vez más solicitado en galerías y museos. Un ejemplo es el grupo BoaMistura (Buena Mezcla) cinco madrileños que huyen del estereotipo. Formados en la universidad se ganan la vida con su arte y le han dado una dimensión social a la pintura callejera. El documental “Diamond Inside” muestra su trabajo como vía de escape en barrios marginales de Ciudad del Cabo (Sudáfrica).
Murales, decoración de interiores, instalaciones, diseño de discos… BoaMistura trasciende el concepto de arte urbano. Es la madurez del grafiti y quienes lo practican ahora están bien formados. “No se trata de ensuciar paredes sino de mejorar espacios”. Es el lema de este grupo de jóvenes que rondan los treinta años. Un arquitecto, un publicista, un ingeniero de caminos, un diseñador gráfico y un licenciado en Bellas Artes. Son un ejemplo del empuje del arte urbano. Nominados en 2010 a un Grammy Latino por el diseño del disco libro de Chambao “En el fin del mundo”, artistas como Pereza o Dani Martín se los rifan. Ahora el director Luis Sánchez Alba demuestra con el documental “Diamond Inside” que sus murales también pueden ayudar a mejorar el ambiente de barrios marginales en Ciudad del Cabo (Sudáfrica) y como el lenguaje del arte es universal ya sea con lienzo y pincel o spray sobre ladrillo.