Cristiano Ronaldo acepta una pena de dos años de prisión y una multa de 18,8 millones de euros