El pirotécnico detenido en Tui acumulaba más de 1.500 kilos de explosivos de forma ilegal