Picasso, a punto de ser sacrificado por tener una cara diferente