El perro que no sabe aullar pero hace reír a su dueña y a millones de personas