Un científico australiano de 104 años viaja a Suiza para someterse a una eutanasia