Vecinos de Santander se salvan de milagro del derrumbe de un edificio