Pablo Ráez: “Sería triste morirme porque no hay un donante para mí”