Hacerse selfies desde las alturas, la peligrosa moda que triunfa entre los jóvenes