En cuatro días han ardido 11.000 hectáreas en Galicia, lo mismo que en todo un año