La justicia cree que Nadia fue víctima de sus padres y les quita definitivamente la custodia