La dulce vida de Joaquín, seis años cobrando sin trabajar