Su obsesión por muscularse casi le lleva a perder los brazos