Los contribuyentes que ganan menos de 12.000 euros no pagarán IRPF