Sin brazos ni piernas, pero con un corazón grande para auxiliar a su hermano llorón