Carrie Fisher, la princesa a la que la fuerza no acompañó