La inocente cara de un niño de 4 años al ser testigo de la sobredosis de su madre