Las emociones y los sentimientos al límite: las tentaciones más peligrosas