Jackson y su equipo, descubiertos por los agentes de seguridad del zoo