Los murciélagos se esconden en las favelas de Río de Janeiro