La multinacional Reiden Global puede ser la responsable de los ataques