Para lo que Wagner nunca pensó que servirían sus óperas: ¡para atraer a una horda de zombis!