¡Momentazo! El grupo está atrapado por un fanático religioso y Murphy descubre su poder... aunque demasiado tarde