¿Está justificada la euforia alrededor de la Selección? Julio Pulido tiene razones para enfriar y/o calentar los ánimos