Un delantero africano protagoniza la jugada más surrealista y cómica de la historia