La espectacular lluvia de confeti que retrasó el partido de Boca Juniors