Dos buenas noticias y una mala para Zidane antes de su primera visita al Metropolitano