Jesús Calleja llega volando al desierto almeriense de Tabernas