Paloma alucina al ver la Ribeira Sacra desde las alturas: “¡Qué pasada!”