Jesús Calleja es recibido en Pincelo con la música de la zanfona