Lo mejor de 'Volando voy': el caballo marismeño de Doñana