Jesús Calleja se emociona al comprender el sentimiento marismeño