Calleja se sumerge en las profundidades de Menorca en busca del coral rojo