Nada se le resiste a Calleja: los árboles de la Sierra de Aracena vuelven a estar sanos