La sequía llega a la Sierra de Grazalema y Calleja y Milá tienen una misión especial