La ceguera de Aitor no le impide ser feliz y alcanzar todos sus sueños