Los caramelos de Candy Crush han costado más dinero que todo el imperio de Star Wars