Toni Kroos, fan del baloncesto en la cancha… ¡y en la consola!