La revolución triunfa en los videojuegos