Un periodista de videojuegos es convertido en terrorista por sus 'haters'