La peor parte de la lesión de Pol Espargaró... ¡No poder jugar al Call of Duty!