Dos equipos coreanos buscan el campeonato del mundo de League of Legends