Análisis de Red Goddess: Inner World, un juego plataformero y muy onírico