Realidad virtual y promesas de nuevas consolas, así ha sido el E3 de Los Ángeles